Duermo en la facultad

© Bernal Revert

Ayuda

leave a comment »

Contaba el otro día las razones por las que los inmigrantes piensan que deberían ser regularizados.

Yo mismo argumentaba que, durante los años que han trabajado aquí, han comprado gran cantidad de productos cuyo IVA ha ido a parar, directamente, a las arcas del estado.

Es de justicia, sin embargo, reconocer que algunos de ellos serían incapaces de trabajar -por razones de salud- una vez regularizados.

Bélgica es un país donde ninguna persona puede morirse de hambre. Se trata de un auténtico estado de bienestar, que cobra altísimos impuestos a sus habitantes pero garantiza una ayuda mínima de 700 euros a cualquier persona que demuestre no tener recursos.

Pues bien. Khurchid y Azmat, venidos de Paquistán, sobreviven gracias a las ayudas sociales que reciben dos de sus hijas, regularizadas tras haber hecho su correspondiente huelga de hambre a principios de año.

No obstante, esos 700 euros multiplicados por dos no alcanzan para una familia con cinco miembros en Bruselas.

De hecho, Azmat necesita aplicar una pomada en sus pies, cuatro veces al día, y aunque hoy se le ha agotado la que tenía, no podrá comprar más.

Un tubo de pomada cuesta 9 euros.

Anuncios

Written by Bernal Revert

julio 22, 2008 a 12:52 am

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: